La estrella más misteriosa de nuestra galaxia

En el cielo del hemisferio norte, flotando por encima de la Vía Láctea, hay dos constelaciones-Cygnus, el cisne, sus alas extendidas en pleno vuelo, y Lyra, el arpa que acompañó a la poesía en la Grecia antigua. Entre estas dos constelaciones se encuentra la misteriosa KIC 8462852

Los astrónomos han descubierto un raro desorden en una estrella distante 1500 años luz. Realmente este descubrimiento se ha realizado contando con los miles de «Cientificos-ciudadanos» que poblamos el programa Planet Hunters. El satélite Kepler tiene a la vista cientos de miles de estrellas a las que fotografiara a diario. Estas fotografías son clasificadas e identificadas por miles de ojos humanos desde el salón de nuestras casas.

Desde hace cuatro años se venía observando unas curvas de oscurecimiento no periódicas que podían deberse a tránsitos sin aparente explicación.

 12821579_201412573557375_8051152950090068024_n

 

«Nunca habíamos visto nada como esta estrella», dice Tabetha Boyajian, un Doctor por Yale y supervisor de Planet Hunters.  «Fue muy raro. Pensamos que podría tratarse de un error del Kepler pero sólo estaba pasando en esa estrella de las 150.000 que analiza periodicamente,»

Desde el mes de octubre de 2015, que se hizo público el análisis, los científicos se han apresurado a decir qué NO es lo que ven y de momento se ha descartado casi todo lo conocido. No hay explicación física alguna para lo que estamos viendo.

Las explicaciones principales las enumeraron. Sistema protoplantario, en que una estrella joven tiene en órbita una gran cantidad de polvo y masa que se convertirá en planetas, pero esto sólo sucede en estrellas jóvenes. La KIC 8462852 es una estrella moribunda de clasificación espectral F3. Rápidamente quedó descartada. Asteroides y cometas desintegrados o residuos de una colisión planetaria. Tendría sentido esta teoría pero ciertas evidencias dicen que es imposible. Si así fuera se habrían detectado infrarrojos procedentes del transito de estos cuerpos y ésto no ha sucedido. Además, para semejante ocultación por asteroides se necesitarían 650.000 superasteroides de 200 km cada uno para provocar este efecto. Pensemos que a 1.500 años luz Júpiter oscurece al sol en su tránsito en el 1% y aqui el oscurecimiento es a veces el 22%. ¿22 Planetas como Júpiter delante de la estrella en formación cerrada pero solo de vez en cuando?

Además este fenómeno de oscurecimiento no es periódico, lo que sugiere que no se trata de órbitas regulares y además de este 20% de fluctuación no periódica se añade otro fenómeno aún más desconcertante.

imageSe han Analizado placas de esa región celeste desde 1890, guardadas en la Universidad de Harvard y se ha encontrado, mediante fotometría, que en estos 120 años la KIC 8462852 ha perdido el 20% de su luminosidad de una forma matemáticamente constate. Con algunos periodos (entre 1900 y 1910) de fuertes caídas momentáneas en su luminosidad. ¿Quién puede explicar ésto, con los conocimientos actuales de física?

Boyajian explicó que su reciente documento sólo revisa los escenarios «naturales». «Pero», dijo, «había otros escenarios» que estaba considerando.

Jason Wright, un astrónomo de la Universidad Estatal de Pensilvania,  ha publicado una interpretación alternativa a éste patrón de luz. Los investigadores de SETI han estado tratando de encontrar durante décadas civilizaciones extraterrestres distantes, mediante la búsqueda de enormes artefactos tecnológicos que orbitan otras estrellas. Wright y sus co-autores dicen que este patrón de luz de la enigmática estrella es consistente con un «enjambre de megaestructuras», tal vez colectores estelares de luz, tecnología diseñada para atrapar la energía de la estrella, como ya vaticinó Dyson en 1960.

Wright dijo. «Los alienígenas deben ser siempre la última hipótesis a tener en cuenta, pero lo que estamos viendo es lo que cabría esperar de una civilización avanzada

Boyajian ha estado trabajado durante el mes de Enero de 2016  con Wright y Andrew Siemion, Director del Centro de Investigación SETI de la Universidad de California, en estudiar si existen emisiones de ondas de radio en frecuencias asociadas con la actividad tecnológica. No se ha descubierto ninguna, pero cabe pensar, por qué una civilización avanzadísima se comunicaría con ondas de radio omnidireccionales?, francamente existen otros medios de comunicación hoy en día en la tierra que apenas son perceptibles (trasmisiones militares por microondas, etc), y que apenas se distinguen del ruido de fondo.

Es de esperar que la comunidad Planet Hunters encuentre más estrellas similares, pero la duda y el misterio va a acompañarnos probablemente durante mucho tiempo, y en cualquier caso lo que ahora vemos ocurrió durante la caída del imperio romano, hace 1500 años.

 

Referencias: