Guías básicas astrofotografía

foto: Roseta, A Escolar – 2019

Por fin puse en orden mis notas y abro en la sección de Astrofotografía una serie de guías y conceptos básicos para realizar astrofotografías de cielo profundo, como la que ves más arriba.

Ademas de las 4 primeras entradas básicas, está la 00 sobre Vía Láctea.

El programa, sujeto a muchas variaciones, será el siguiente:

Adicionalmente, y para los más técnicos, colgaré en este blog cómo programar un driver ASCOM para nuestros dispositivos RaspBerry o Arduino ó como crear nuestros propios scripts para PixInsight.

________________________________________________________

________________________________________________________

California

(C) Antonio Escolar

A la deriva por el Brazo de Orión de la galaxia espiral de la Vía Láctea, esta nube cósmica recuerda por casualidad el perfil del estado de California, en la costa oeste de los Estados Unidos. El Sol también se encuentra dentro del Brazo de Orión de la Vía Láctea, a sólo 1.500 años luz de la nebulosa California.

También conocida como NGC 1499, esta clásica nebulosa de emisión tiene unos 100 años luz de longitud. La luz roja característica de la nebulosa son átomos de hidrógeno ionizado.

(c) descripción:  www.observatorio.info

Foto obtenida en banda estrecha desde Los Dolores-Murcia. Canal Hidrógeno alfa en rojo.

Esta imagen muestra sólo el centro, unos 35 años luz, realizada con tan sólo 20 exposiciones y en un ambiente urbano.

Ha: 20 imágenes de 300 seg.
Tiempo de integración total: 1 hora 40 min.

Bias, Dark y Flats : 150 subs

Equipo:
Cámara: CCD Sbig 8300 STF+ porta filtros FW8
Filtros: Baader NB
Tubo: Explore Scientific 950 mm f/7.5 APO
Montura: Skywatcher AZEQ6 + polemaster
Guiado: Lunático 60/QHYII CMOS
Enfocador: Seletek Armadillo
Soft:
Guiado: PHD2
Adquisición, Platesolving y enfoque: Sequence Generador Pro
Procesado: Pixinsight 1.8

La Burbuja

(c) fotografía: Antonio Escolar

Hinchada por el viento procedente de una estrella masiva y catalogada como NGC 7635, también se conoce simplemente como la nebulosa de la Burbuja. Aunque parece delicada, la burbuja de 7 días luz de diámetro ofrece evidencia de violentos procesos en marcha. En el centro de la Burbuja hay una estrella caliente de tipo O cientos de miles de veces más luminosa y unas 45 veces más masiva que el Sol. Un feroz viento estelar y una intensa radiación procedentes de esta estrella penetraron en la estructura de gas brillante empujándola contra el material más denso de la nube molecular envolvente. La intrigante nebulosa de la Burbuja y el complejo de nubes asociadas se encuentran a tan sólo 7.100 años luz de distancia en la constelación Cassiopeia.


(c) descripción:  www.observatorio.info


Foto obtenida en banda estrecha desde Los Dolores-Murcia. Canal Hidrógeno alfa en azul, Oxigeno III en rojo

Ha: 66 imágenes de 240 seg.
OIII: 30 imágenes de 240 seg
Tiempo de integración total: 4 horas 48 min.

Bias, Dark y Flats : 150 subs

Equipo:
Cámara: CCD Sbig 8300 STF+ porta filtros FW8, filtros Baader NB
Tubo: Explore Scientific 950 mm f/7.5 APO
Montura: Skywatcher AZEQ6 + polemaster
Guiado: Lunático 60/QHYII CMOS
Enfocador: Seletek Armadillo

Soft:
Guiado: PHD2
Adquisición, Platesolving y enfoque: Sequence Generador Pro
Procesado: Pixinsight 1.8

Días nublados en exoplanetas ocultan agua atmosférica

El agua es un tema candente en el estudio de los exoplanetas, sobre todo lo que tiene que ver con los «Júpiter calientes», cuyas masas son similares a la de Júpiter, pero que están mucho más cerca de su estrella madre, que nuestro primer planeta exterior del Sol. Esta cercanía hace que se llegue a los 1.100ºC, lo que significa que el agua que albergan sería en forma de vapor. Los astrónomos han encontrado muchos Júpiter calientes con agua en sus atmósferas, pero otros parecen no tener ni rastro. Ante este panorama, los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, querían averiguar cuáles son las atmósferas de estos mundos gigantes y qué tienen en común. De esta manera, los investigadores se centraron en una colección de Júpiter calientes estudiados por el telescopio espacial Hubble de la NASA, encontrando que las atmósferas de, aproximadamente, la mitad de los planetas fueron bloqueados por nubes o neblina. «La motivación de nuestro estudio era averiguar si algunos planetas compartían propiedades atmosféricas», señaló Aishwarya Iyer, investigador de JPL.

El nuevo estudio, publicado en la edición de junio 1 de la revista Astrophysical Journal, sugiere que las nubes o capas de neblina podrían estar impidiendo que una cantidad sustancial de agua en las atmósferas exoplanetarias pueda ser detectada por los telescopios espaciales.  «Las nubes o bruma parecen estar en casi todos los planetas que estudiamos», dijo Iyer. «Hay que tener en cuenta la presencia de neblinas o nubes; de lo contrario, se podría subestimar la cantidad de agua en la atmósfera de un exoplaneta”. En el estudio, los científicos analizaron una serie de 19 Júpiter calientes, previamente observados por el Hubble. La Wide Field Camera 3 del telescopio había detectado vapor de agua en la atmósfera en diez planetas, mientras que en los otros nueve no había ni rastro. Los científicos determinaron que, para casi todos los planetas que estudiaron, la niebla o nubes estaban bloqueando la mitad de la atmósfera. «En algunos de estos planetas, se puede ver que el agua asoma su cabeza por encima de las nubes o neblina, determinándose que podría haber más agua abajo», dijo Iyer.

Los científicos aún no conocen la naturaleza de estas nubes o brumas, ni siquiera qué componentes pueden tener (metano, nitrógeno, agua etc…). «Las nubes o neblina están en casi todos estos planetas y es bastante sorprendente», dijo Robert Zellem, coautor del estudio. La nueva investigación podría tener implicaciones para los estudios de seguimiento con los futuros observatorios espaciales, como el telescopio espacial James Webb de la NASA. Exoplanetas con gruesas nubes que bloquean la detección de agua y otras sustancias pueden ser objetivos para un estudio más extenso. Estos resultados también son importantes para determinar cómo se forman los planetas. «Este trabajo es un paso emocionante para el estudio de los exoplanetas y la comparación de sus propiedades», sentenció el máximo responsable del estudio.

De momento, habrá que esperar al lanzamiento del telescopio James, previsto para 2018. Su gran espejo de 6’5 metros de diámetro nos mostrará imágenes únicas del Universo. Su resolución será tal, que el Campo Profundo del Hubble parecerá un «collage». Os dejamos con los enlaces oficiales de esta fascinante noticia y enlace del telescopio James, para que veáis cómo va el proceso de construcción del mismo:

http://phys.org/news/2016-06-cloudy-days-exoplanets-atmospheric.html